Sin pensarlo

Sin pensarlo, nos hemos convertido en lo que odiamos.

Sin pensarlo, estamos acabando con lo que nos da vida.

Sin pensarlo, nos hemos acomodado a la cobardía.

Sin pensarlo, hemos dejado de amar, de sentir y soñar.

Sin pensarlo, nos hemos convertido en sicarios de nuestra propia sociedad.

Sin pensarlo, le hemos dejado el espacio a quienes nos condenan a ser esclavos de la miseria.

Sin pensarlo, seguiremos repitiendo el ciclo vicioso que se filtra en nuestras venas y nos mantiene anestesiados.

Sin pensarlo, se nos acaba el tiempo, el deseo y el afán por respirar.

Un comentario en “Sin pensarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s